Donde siempre es otoño

  • Otoño (1875). Frederic Edwin Church. Sala 47 del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza
    otono_fredericedwinchurch_museonacionalthyssenbornemisza.jpg

Bloggin Madrid

Preocupados por reproducir los efectos de la luz a distintas horas del día y en todos los periodos del año, artistas como Pissarro o Nolde descubrieron en el otoño un momento de transformaciones radicales, cuando las copas de los árboles se tornan amarillas y la lluvia empapa la tierra. Pasado el mes noviembre, cuando el vecino Parque de El Retiro ya esté pelado, a los árboles del Museo Nacional Thyssen Bornemisza, que acaba de reordenar su colección permanente, se les seguirán cayendo las hojas en los paisajes impresionistas y expresionistas. Se trata de un conjunto fabuloso de obras que reflejan con extraordinaria exactitud los cambios de estación. Por Ignacio Vleming.

El bosque de Marly (1871). Camille Pissarro (sala 30) // El parque de los Leones en Port-Marly (1870). Jean-Baptiste-Camille Corot (sala 30)

El museo conserva dos cuadros que representan el bosque de Marly, un bosque situado a veinte kilómetros de Paris y en los que la verticalidad de los árboles acentúa la melancolía del otoño y las hojas marrones esparcidas por el suelo nos hacen imaginar el crepitante ruido de nuestros pasos.

El más antiguo de los dos -El bosque de Marly (1871) (sala 30)-, es obra del impresionista Camille Pissarro, que con pinceladas sueltas y vibrantes consigue transmitir sensaciones físicas concretas. Lo pintó nada más regresar de Inglaterra, donde se había refugiado junto a su amigo Monet cuando las tropas alemanas, en plena guerra francoprusiana, saquearon su casa y destruyeron muchas de sus cuadros.

El otro paisaje -El parque de los Leones en Port-Marly (1870) (sala 30)- fue pintado un año más tarde por Jean-Baptiste-Camille Corot, un artista 34 años mayor que se mantenía fiel a los postulados de la pintura romántica, aunque se había iniciado con gran naturalidad en la pintura plenairista del realismo. En ésta escena es inevitable preguntarse quiénes son los hombres y la mujer que se encuentran en el bosque.

Paisaje de Otoño en Oldenburg (1907). Karl Schmidt-Rottluff (sala 32)

Años después de pintar esta obra su autor, el pintor expresionista Karl Schmidt-Rottluff, dijo: “Me siento estrechamente vinculado al paisaje de Oldenburg, como si fuera mi hogar; de hecho, más estrechamente que a mi propio hogar”.

El artista alemán, que fue un integrante del grupo Die Brücke, había venido a esta ciudad en busca de los paisajes llenos de expresividad y fuerza del Mar del Norte. Su estilo tiene mucho que ver con el de Van Gogh, tanto por las pinceladas espesas como por el uso de una paleta reducida a unos pocos colores básicos —verde, amarillo, rojo y azul—, que confieren a la composición un intenso impacto emocional.

Atardecer de Otoño (1924). Emil Nolde (sala 32)

Emil Nolde, otro pintor expresionista, también encontró en el otoño una fuente inagotable de inspiración. En esta obra podemos apreciar como la pincelada crea violentos contrastes lumínicos y cromáticos. El cielo anaranjado se refleja en el agua de manera dramática y perturbadora. De los colores dijo el artista que tenían vida propia, que lloraban o reían, jugaban o soñaban.

En 1937 esta obra formaba parte de la exposición de Mannheim dedicada a Nolde y que fue clausurada por las autoridades a los tres días de su apertura. A pesar de que el pintor militó en el partido nazi y que fue un invitado de Himmler como principal creador de un nuevo arte alemán, su obra fue tildada de «degenerada» e incluida en las exposiciones organizadas por el régimen de Hitler para denigrar el arte moderno.

Otoño (1875). Frederic Edwin Church (sala 47)

En la década de 1870, tras un largo viaje por Europa y Oriente Medio, el artista norteamericano Frederic Edwin Church se construyó una casa a orillas del río Hudson, el mismo que dio nombre a la primera escuela de pintura de los EE. UU.

Su intención era vivir inmerso en la naturaleza y captar, con más facilidad, las transformaciones cromáticas y lumínicas del paisaje en cada una de las estaciones. En esta obra podemos ver un meandro del río lleno de vida y color. En una carta a su amigo, el también pintor Jervis McEntee, escribe unas palabras que ilustran esta imagen: «cuando el fuego otoñal enciende el paisaje se pueden contemplar los más bellos colores de la naturaleza».


Pese a tener un apellido de origen holandés, Ignacio Vleming se considera tan madrileño como un chotis. Es periodista y poeta, y comparte en este blog rincones, curiosidades y anécdotas de la ciudad.

Sígueme en twitter en: ivleming


  • Visita este bello museo con obras de Durero, Frans Hals, Gauguin, Van Gogh, Kirchner... Abierto de lunes a domingo.

    Museo Nacional Thyssen-Bornemisza
  • Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

A LOS MADRILEÑOS NOS GUSTA

Numerosos hoteles y restaurantes de nuestra ciudad han preparado menús especiales para que estos días sean inolvidables.

El Museo Nacional Thyssen Bornemisza ofrece un conjunto fabuloso de obras que reflejan con extraordinaria exactitud los cambios de estación

Ceviches, ajíes, anticuchos, arroces chaufa, tiraditos, pisco sours... Disfruta en nuestra ciudad de una de las mejores gastronomías del mundo.

El otoño en Madrid cuenta con un encanto especial. Disfruta de las múltiples novedades de su completa agenda como de múltiples planes al aire libre. Madrid #vuelvealavida

Alojarse en este Paisaje Cultural, patrimonio Mundial de la Humanidad es posible. Éstos son algunos de sus fantásticos hoteles.

Un recorrido por las estatuas del Parque de El Retiro

  • Madrid está llena de parques, zonas verdes y jardines con encanto. ¡Descúbrelos!

    Parques y jardines
  • Lago de la Casa de Campo

PRODUCTOS OFICIALES

Compra online el mejor recuerdo

Descubre Madrid a bordo del autobús turístico

Publicidad

PARA AMANTES DEL ARTE

Pese a tener un apellido de origen holandés, Ignacio Vleming se considera tan madrileño como un chotis. Es periodista y poeta, y comparte en nuestro blog rincones, curiosidades y anécdotas de la ciudad.

El Museo Nacional Thyssen Bornemisza ofrece un conjunto fabuloso de obras que reflejan con extraordinaria exactitud los cambios de estación

Con las obras de arte que alberga el Museo del Prado sería posible ilustrar un romance completo.

Recorremos el Paseo del Arte en busca de los cuadros en los que el invierno es el protagonista.

La incesante búsqueda de un arte nacional hizo que entre finales del siglo XIX y principios del XX se construyeran plazas de toros, estaciones de tren, escuelas, fábricas y viviendas que hoy identificamos como ejemplos de la arquitectura neomudéjar.

Los museos son siempre un buen lugar para refugiarse, más aún si el termómetro supera los treinta grados. En este artículo los exploramos a fondo en busca de las mejores playas que tiene Madrid.

Recorremos el Paseo del Arte de Madrid en busca de las obras que forman parte del imaginario queer.

Te ofrecemos un recorrido del museo a través de la literatura.

Un recorrido virtual y artístico por el principal escenario de la serie de Goya, la famosa pradera que es lugar de encuentro de los madrileños durante San Isidro.

Un recorrido virtual a través de algunos de las flores más hermosas de la colección del Museo del Prado

Publicidad
TE INTERESARÁ
  • Nuestra ciudad está hecha para ser descubierta a pie. Aquí te damos muchas rutas para que elijas la que más te apetece.

    Rutas por Madrid
  • Turistas Madrid