Croquetas al modo Arzábal

  • Croquetas del restaurante Arzábal
    croquetas_arzabal.jpg

Bloggin Madrid

Para todos aquellos que echéis de menos el que seguramente sea el aperitivo más castizo, tenemos la solución. Nuestros amigos del restaurante Arzábal nos dan la receta para hacer las que para muchos paladares exigentes son unas de las mejores croquetas de Madrid.. Por Silvia Roba

Las croquetas son de origen francés... pero ¡también son muy madrileñas!

De tapa, de aperitivo, para compartir con los amigos… Probablemente las croquetas formen parte de la carta de todos los restaurantes de Madrid. Sabemos que se comen en casi cualquier rincón de España, pero son especialmente típicas en nuestra ciudad.

A pesar de todo parece que ser que este delicado y delicioso bocado surgió en las cocinas francesas, no en vano croquette quiere decir crujiente. Tiene su porqué: la bechamel, tan necesaria para hacerlas, fue inventada, o al menos perfeccionada, por Louis de Béchameil, que llegó a ser jefe de cocina del rey Luis XIV.

Esta es la pinta que tienen las croquetas de Arzábal. Ahora puedes hacerlas en casa.

Ya lo decía Ramón Gómez de la Serna: “las croquetas deberían tener hueso para que pudiéramos llevar la cuenta de las que comemos”. Allá por 1919, en uno de sus dos tratados sobre gastronomía, Emilia Pardo Bazán dejó escrito esto: “Casi siempre que se le pregunta a una cocinera qué filigranas sabe hacer, responde que croquetas, aunque suele pronunciar cocierascrocretas o cloquetas.

¿Y de qué pueden ser esas croquetas? De bacalao, como las famosísimas de Casa Labra, de queso Idiazábal, de boletus… y, por supuesto, las más típicas, de jamón ibérico. ¡Estamos de suerte! Desde Arzábal nos dan todos sus trucos para que triunfes en casa, tal y como triunfan ellos en sus dos restaurantes (en la calle Menéndez Pelayo, 13 y en el Museo Reina Sofía) y con su carrito gourmet del Mercado de San Miguel.

Para que te queden con esta forma no te olvides de ¡bolear con ganas!

INGREDIENTES (para seis personas):


  • Un litro de leche de oveja

  • 100 gramos de harina

  • Media cebolla

  • 200 gramos de jamón ibérico

  • 100 gramos de mantequilla

  • Aceite de oliva

  • Sal

  • Harina

  • Tres huevos batidos

  • Pan rallado

ELABORACIÓN


La leche de oveja latxa es una las claves de la croqueta de Arzábal. Aporta una mayor intensidad y sabor, lo que permite que la bechamel sea más cremosa. Mientras se calienta la leche, rehogamos la mantequilla con la cebolla cortada en dados y con el jamón (pelado y troceado, con Denominación de Origen) brevemente. Atención, consejo de sabios: no utilizar nunca descartes de jamón, los pequeños detalles marcan grandes diferencias en el paladar.

Añadir, después, lentamente la leche y cocer a fuego lento durante cuatro horas y media sin dejar de remover para conseguir la consistencia necesaria. Fuego bajo… ¡y brazo!

Tras este tiempo de girar y girar, la masa se reduce al máximo. Para que nos hagamos una idea: de un litro de leche salen unos 700 gramos de masa. Mientras removemos, la leche cogerá un tono marrón claro a causa de la caseína. Al reducir se produce esa “caramelización” y tono característico.

Hay que tener un poco de paciencia para hacer esta receta. Aunque queramos continuar, hay que dejar reposar la masa de un día para otro. Para moldearla es mejor humedecer levemente las manos con aceite de oliva. Hecho esto, debemos pasarlas ya por harina, huevo y pan rallado.

¡Ojo! El equilibrio es clave: si hay exceso de harina, quedarán con grumos. Al contar con un  gramaje bajo de harina lograremos que la masa sea más fina (lo ideal es 15 gramos si son solo para picar, entre 35 y 27 si son para compartir y entre 30 y 35 si lo que queremos es un croquetón como plato principal).

Teniendo esto en cuenta, ya solo queda acabar de bolear -o lo que es lo mismo arzabalear con ganas- y freír en aceite de oliva virgen muy caliente (siempre entre 175 y 185 grados). Una vez fritas y alcanzado el color deseado tras 30 segundos en aceite, se sacan. En un momento ya estarán listas para servir y comer. ¡Qué ricas!


Silvia Roba es una periodista muy viajera, que ha recorrido el mundo para poder contárselo a los demás. Es responsable de contenidos de esMADRIDmagazine y coordinadora de Bloggin' Madrid. ¿Lo que más le gusta? Perderse por la ciudad. ¡Síguele la pista!


BLOGGIN'MADRID

Silvia Roba e Ignacio Vleming te ofrecen las mejores propuestas para que sigas disfrutando de las maravillas de Madrid

Algunas de las personalidades más relevantes de nuestra historia yacen en las iglesias de Madrid, que hasta el siglo XIX fueron lugar de enterramiento habitual de muchos ciudadanos pudientes.

Una de las pastelerías con más historia de Madrid, La Mallorquina, nos da su receta para disfrutar del dulce con el que celebramos la llegada del mes de noviembre: los buñuelos de viento.

 

Estamos en otoño y apetece tomar algo caliente. Damos la vuelta al mundo sin salir de Madrid para probar las mejores sopas y te descubrimos la receta de sopa de ajo de Casa Botín.

Entre finales del siglo XIX y principios del XX se construyeron en Madrid plazas de toros, estaciones de tren, escuelas, fábricas y viviendas que hoy identificamos como ejemplos de la arquitectura neomudéjar. ¡Descúbrelas!

Dicen sus creadores que detrás de una joya se esconde un sueño. Son collares, anillos, broches… Estas tiendas y talleres de Madrid te van a sorprender. 

El teatro lírico español por excelencia está estrechamente vinculado a Madrid.

HAZ TU PEDIDO DESDE CASA
  • ¡Compra por teléfono u online en los mercados municipales de Madrid y recíbelo en tu casa!

    Mercados municipales de Madrid
TE INTERESARÁ
  • Nuestra ciudad está hecha para ser descubierta a pie. Aquí te damos muchas rutas para que elijas la que más te apetece.

    Rutas por Madrid
  • Turistas Madrid
Publicidad
¡REPÓN FUERZAS!
  • Una completa guía para saber cómo, cuándo y dónde disfrutar de la auténtica gastronomía en Madrid.

    Guía Comer en Madrid (PDF)
  • Guía Comer en Madrid
Publicidad
DESDE LAS ALTURAS
  • Disfruta de las mejores vistas de nuestra ciudad: el Faro de Moncloa, Mirador Madrid, el Templo de Debod, las terrazas del Círculo y del Hotel Riu Plaza España...

    Miradores de Madrid
  • Faro de Moncloa
Publicidad