El Rastro: el mercado más castizo

  • Elrastro2_1423666788.48.jpg

Pocas cosas son más castizas y madrileñas que El Rastro, un mercado callejero al aire libre que se celebra los domingos y festivos en la calle Ribera de Curtidores y aledañas. Mercancías de todo tipo, objetos curiosos, anticuarios... Y en los alrededores, tabernas y bares donde tomar el aperitivo.

El Rastro de Madrid se celebra todos los domingos y festivos y se ubica en el barrio de Embajadores donde cientos de puestos ambulantes se extienden en torno a la Plaza de Cascorro, la amplia calle Ribera de Curtidores (arteria principal) y sus aledañas, hasta Ronda de Toledo y Embajadores. Este mercado debe su nombre al rastro de sangre que dejaban las reses cuando se sacrificaban y se traían desde el matadero. En esta zona se ubicaban las tenerías que aprovechaban las pieles para su curtido (de ahí el nombre de su principal vía).

Si acudes antes de las once de la mañana podrás pasear tranquilamente, pero si prefieres vivir el animado ambiente que caracteriza a este mercado, la hora perfecta es a partir de mediodía y hasta las tres de la tarde, hora que concluye. No pierdas de vista al chulapo vendiendo barquillos o a la anciana tocando el organillo, personajes muy típicos de El Rastro y del Madrid más castizo.

Qué puedes encontrar

Artículos difíciles de encontrar en las tiendas habituales: muebles vintage, objetos curiosos o de colección. Puestos con antigüedades, venta de segunda mano, libros antiguos, componentes electrónicos, ropa, complementos... y prácticamente todo lo que se te ocurra. Lo mejor es dar una vuelta y dejarse sorprender.

Aunque no existe una organización fija, normalmente los puestos suelen agruparse según el tipo de artículos o mercancía que comercialicen. Por ejemplo, la plaza del General Vara de Rey congrega un gran número de puestos de ropa de segunda mano o en las calles del Carnero y Carlos Arniches se venden libros viejos a precios de ocasión (perfecto para coleccionistas). La dinámica de este mercado es la compra-venta tradicional de un mercado ambulante, pero es posible regatear el precio.

De lunes a sábado

Además, el resto de los días de la semana, la prolongada y empinada calle de Ribera de Curtidores concentra numerosas tiendas especializadas: principalmente en deportes de montaña –ropa técnica nueva y de segunda mano de primeras marcas en Makalu, Barrabes, OS20, El Rincón de la Montaña…–, muebles hechos a mano, fotografía –Fotocasión es uno de los establecimientos de referencia en la ciudad–, antigüedades, anticuarios y restauradores –a ambos lados de la calle hay dos patios de cuidada arquitectura en cuyo interior se concentran un buen número de negocios de este tipo–, librerías, retales de telas, ferreterías, venta de mascotas.

Para concluir una intensa mañana de domingo o festivo (o de cualquier otro día) en El Rastro, no faltan restaurantes de cocina tradicional y bares típicos para un merecido aperitivo con su respectiva tapa.

 

IMPRESCINDIBLE

¡Los diez lugares que no te puedes perder en tu primera visita!

Todas las guías y folletos que facilitarán tu visita a nuestra ciudad y te permitirán disfrutar al máximo de la misma.

Publicidad

PRODUCTOS OFICIALES

Vistas panorámicas a 92 metros de altura

El bus turístico de Madrid

Tu tarjeta turística