Mercado de arte: de galerías

  • lafabrica2jpg_1404993428.753.jpg

Al lado de un grabado de Picasso un punto rojo nos indica que ya ha sido vendido. En la siguiente sala, nos espera el último grito en pintura o una pieza de videoarte que dentro de poco colgará de las paredes de algún museo. Estamos en una galería de arte de Madrid.

Vamos a encontrar clásicos modernos como Tàpies, Barceló o Gordillo y jóvenes emergentes. Lo que ya es Historia y lo que es futuro. Visitar una galería puede significar viajar varios años en el tiempo. No hace falta comprar, aunque también podemos hacerlo. Ante todo, son espacios para la creación, para la difusión y la distribución, que a través de sus exposiciones proponen las nuevas tendencias artísticas.

Hablamos de un mercado en auge, con nuevos actores, más coleccionistas y artistas de todo el mundo. En la última década Madrid ha consolidado su posición gracias al rigor de sus galerías de arte y a la feria ARCO, que cada año se celebra en febrero. Las galerías de la ciudad ofrecen desde excelentes ejemplos de la vanguardia clásica a obras de los artistas más reconocidos en la actualidad Pero lo que sin duda caracteriza al mercado madrileño es la apuesta por el arte nuevo. Aquí se innova, se provoca, se arriesga. En Madrid el arte está vivo. Alrededor del 65 por ciento del mercado gira en torno a las apuestas más jóvenes, situación que se ve favorecida por un amplio contexto de espacios alternativos e institucionales que apoyan la experimentación.

Del barrio de Salamanca a Lavapiés

Empecemos por el principio, fue en torno a la calle Villanueva, en el barrio de Salamanca, donde en los años sesenta se abrieron las primeras galerías de arte contemporáneo. Aquí inauguró, en 1964, Juana Mordó la suya propia, que hasta 1995 promovió la obra de artistas tan significativos como Antonio López, Saura o El Equipo Crónica, convirtiéndose en una referencia ineludible del panorama cultural madrileño de los años setenta. Para la siguiente generación, la galería Buades, inaugurada en la calle Claudio Coello en 1973, ocuparía un lugar similar. Dirigida durante algunos años por el crítico de arte Juan Manuel Bonet, la sala dio espacio a la Nueva Figuración Madrileña, con nombres como Carlos Alcólea o Guillermo Pérez Villalta. Todavía hoy, esta zona, repleta de sofisticadas boutiques y coquetas cafeterías, enmarcada entre el parque de El Retiro y las calles Serrano, Goya y Velázquez, reúne un importante conjunto de galerías de arte, generalmente especializadas en pintura española de la segunda mitad del siglo XX.

Continuamos el paseo al otro lado de la plaza de Colón. En la calle Orfila se encuentra la galería Marlborough  (Orfila, 5), con sede también en Nueva York, Londres, Mónaco y Barcelona, y en la que destacan nombres como Darío Villalba, Juan Muñoz o Juan Genovés. A diez minutos andando, si subimos hacia el norte por la calle Almagro, llegamos a otra imprescindible, la galería Pilar Serra, antigua galería Estiarte (Almagro, 44), que desde 1972 ofrece a sus clientes obras sobre papel: grabado, dibujo y fotografía.

Barrio de Chueca

A mediados de los años ochenta, el mundo del arte decidió cruzar el Paseo de Recoletos y empezaron aparecer numerosas galerías en el barrio de Chueca. En 1981 nace un espacio, único en aquel momento, que comprendía una librería de género, un salón de tertulia y una sala de exposiciones. Era la galería Moriarty (Tamayo y Baus, 6), que desde entonces ha jugado un papel fundamental en la escena madrileña. Su apuesta, marcada por el conceptual y sin prescindir de humor, fue una alternativa sólida a las líneas que habían dominado el arte español hasta los años noventa: el informalismo y la figuración. En la actualidad, artistas como Luis Bisbe o Chema Madoz muestran periódicamente su obra en Moriarty. También la galería Juana de Aizpuru (Barquillo, 44), considerada un icono de la modernidad, supuso cuando en 1983 abrió en la calle Barquillo de Madrid, toda una revolución en el mercado del arte español. Juana de Aizpuru, primera directora de la feria de arte ARCO, ha descubierto a varios de los artistas españoles más radicales de la última década, como Cristina Lucas, Dora García o Ana Laura Aláez. Además ha dado cabida a nombres imprescindibles de la fotografía documental como Alberto García Alix y Cristina García Rodero.

Barrio de Huertas

Hoy los jóvenes galeristas han visto en las inmediaciones de El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, un lugar idóneo para instalarse. En el barrio de Huertas, La Fábrica Galería (Alameda, 9), vinculada a una dinámica empresa de gestión cultural, difunde el trabajo de prestigiosos fotógrafos desde que abriera sus puertas en 2003. En la calle Doctor Fourquet, camino de la plaza de Lavapiés, se encuentran algunos de los proyectos más interesantes del panorama artístico madrileño, como Cruce (Dr. Fourquet, 5), una asociación sin ánimo de lucro que, entre sus muchas actividades, también cede espacio a artistas para que expongan y si quieren comercialicen su obra.

Agenda de exposiciones

Normalmente las exposiciones se inauguran los jueves. Esta puede ser una buena ocasión para darse una vuelta por la galería y conocer al artista. Además, todos los años hay en Madrid varias citas con el arte contemporáneo. En febrero llegan ARCO, que marcado por una clara vocación internacional se ha convertido en el mayor escaparate del arte español, y Art Madrid, la segunda feria de arte más grande del país y una alternativa a las modas que dominan del mercado. En primavera, Dearte, feria dirigida al mercado nacional y, en octubre, Estampa, feria especializada en obra múltiple y edición (grabado, fotografía, libros de arte, etc...).

IMPRESCINDIBLE

¡Los diez lugares que no te puedes perder en tu primera visita!

Todas las guías y folletos que facilitarán tu visita a nuestra ciudad y te permitirán disfrutar al máximo de la misma.

Publicidad

PRODUCTOS OFICIALES

Vistas panorámicas a 92 metros de altura

El bus turístico de Madrid

Tu tarjeta turística

Publicidad
Publicidad