Espíritu de la Movida y ritmos alternativos en Malasaña

  • mejorNOCHE_MalasanaRitmos_1406624059.476.jpg

Cuna de las primeras actuaciones musicales de la Movida madrileña de los años 80 –movimiento contracultural surgido al inicio de la transición democrática de España–, el Barrio de Malasaña/Triball se distingue por ir siempre a la última.

Malasaña/Triball es todo el área comprendida entre las calles de San Bernardo y Fuencarral, delimitado al norte por las glorietas de Bilbao y Ruiz Jiménez y al sur por la Gran Vía. La Plaza del Dos de Mayo es, junto a las salidas de la estación de metro de Tribunal, uno de los principales puntos de encuentro para los que deciden vivir la noche, sobre todo los fines de semana, en esta zona de Madrid.

Rock, punk e indie-pop marcan los ritmos más noctámbulos de un barrio en el que la estética ochentera adorna gran parte de sus locales. En las calles de Malasaña es posible tanto remontarse a esa década rompedora del panorama musical español como deleitarse con los movimientos internacionales posteriores que siguen esa estela alternativa al margen de la música más comercial.

Disco-pubs como el TupperWare, el Penta y La Vía Láctea, en torno a las calles de La Palma y Velarde, además del museo-bar Madrid Me Mata, congregan cada noche a un público heterogéneo en el que si bien predominan los jóvenes también es posible encontrarse con nostálgicos de la era de Radio Futura, Los Secretos, Alaska, y tantos otros grupos y voces de la Movida. Las terrazas de las cafeterías ubicadas en la Plaza del Dos de Mayo acostumbran a estar también muy solicitadas.

Modernidad

Pero la renovación es también una de las virtudes de esta zona de Madrid. Continuamente surgen nuevos espacios de ocio nocturno en Malasaña, donde la modernidad se hace hueco entre lo underground y el anglicismo cool adquiere un mayor protagonismo que atrae a infinidad de visitantes.

Las coctelerías son una opción más tranquila para disfrutar de la noche y junto a referencias de antaño, el resurgimiento de la zona de Triball ha dado lugar a otros espacios en los que tiene cabida la estética kitsch. Además, en los alrededores de la Calle Luna es posible descubrir ese fenómeno de las terrazas tan apreciado en la capital. Desde el verano de 2013, el lounge resort GyMage ofrece la opción de disfrutar en su última planta de unas vistas privilegiadas tanto en época estival como invernal, hasta las 02:00 horas los fines de semana, y a precios bastante moderados.

IMPRESCINDIBLE

¡Los diez lugares que no te puedes perder en tu primera visita!

Todas las guías y folletos que facilitarán tu visita a nuestra ciudad y te permitirán disfrutar al máximo de la misma.

Publicidad

PRODUCTOS OFICIALES

Vistas panorámicas a 92 metros de altura

El bus turístico de Madrid

Tu tarjeta turística